Acceso Contenidos
Promoción
Prueba de Nivel

Se trata de 10 preguntas de complejidad simple.

Te ayudará a conocer tu nivel aproximado de español como lengua extranjera.

m-learning o Mobile learning es el término con el que se denomina el aprendizaje realizado mediante dispositivos móviles. Los usuarios de estos dispositivos buscan contenidos “just in time, just for me” que se ajusten de forma muy concreta a su perfil, que puedan utilizarse en el momento que elijan, y que sean lo suficientemente breves y manejables.

Noticias

Los tiempos están cambiando

La educación, tal como la conocemos, se está convirtiendo cada vez más en una fuerza torpe y resistente.

Ver más >>

Móviles con más de 5 años de longevidad

Móviles con una esperanza de vida superior a los cinco años, cargadores inteligentes capaces de desconectarse cuando el teléfono se haya cargado por completo.

Ver más >>

Informática móvil es el “aula” del futuro

En los últimos tiempos nos hemos acostumbrado a expresiones como “campus virtual”, “foro online”, o “e-learning”.

Ver más >>

Rumores sobre el futuro del iPhone

Se disparan los rumores sobre el futuro del iPhone, de Apple, a las puertas de la importante campaña de verano.

Ver más >>

Informática móvil es el “aula” del futuro

La promesa de que el teléfono móvil se convertirá en un instrumento para la prestación de servicios financieros tanto por parte de los operadores de telefonía como por parte de las entidades bancarias es un argumento que se lleva barajando varios años. La gran mayoría de los responsables de nuevos servicios en los bancos consideran que el hecho de poder utilizar los dispositivos móviles de comunicación para operar con las entidades mejoraría la eficiencia de éstas y la relación entre los clientes y sus bancos. Mientras los usuarios comienzan a demandar nuevos servicios de banca móvil, las entidades financieras aún dan pasos lentos para el desarrollo de estos servicios. Sin embargo, los desarrolladores de plataformas para estos servicios avanzan en sus proyectos para convertir en realidad los servicios de banca a través del teléfono móvil.

Diferentes y variopintas han sido las fórmulas que ya se han puesto en marcha para que los teléfonos móviles sean herramientas bancarias. Desde el uso de mensajería corta (SMS), para comprobar el estado de una cuenta o recibir informes sobre movimientos en el teléfono móvil, hasta el uso de éste como un instrumento de pago en comercios a través de sistemas de mensajes (MobiPay) o identificación RFID, las diferentes entidades están estudiando y probando sobre el terreno los servicios que son viables para su explotación a través de estos sistemas. Y, además, lo más importante, buscan aquellos por los que los usuarios estarían dispuestos a pagar por poder hacer uso del mismo desde sus terminales telefónicos.



Sin embargo, en la actualidad, el teléfono móvil aún está lejos de convertirse en una “oficina bancaria”. El tardío arranque de los primeros servicios por parte de las entidades bancarias y la escasa información arrojada por los bancos hacia sus clientes sobre estos nuevos sistemas ha generado que hoy sean pocos los servicios que se ofrecen e insuficientes los usuarios que los utilizan. En este primer momento, los bancos han demostrado un interés muy ajustado en ofrecer estos nuevos servicios. Sin embargo, lentamente comienza a producirse una mayor demanda por este tipo de servicio, lo que está provocando que las entidades comiencen a estudiar con mayor preocupación este nuevo negocio. Además, los operadores de telefonía no quieren perder la oportunidad de introducir un nuevo ámbito de ingresos en sus servicios, al comprobar que las comunicaciones de voz suponen cada vez menos en su bolsa de ingresos.